Subida al Pico Rocigalgo

Los Navalucillos, Toledo
Parque Nacional de Cabañeros


Datos de la ruta:

Fecha: 23 de febrero de 2013
Distancia: 18'36 km.
Dificultad: Baja - media. Por la longitud.
Desnivel: 700m.
Duración: 5 h. 20 min.
Itinerario: Ida y vuelta.


 Aunque el día y las previsiones meteorológicas no eran muy favorables, allá que nos fuimos con la esperanza de que el tiempo cambiase y el camino estuviese despejado.
 Quedamos a las 7 de la mañana en el sitio de costumbre, el madrugón hizo a mas de uno quedarse retozando entre las sabanas y esperar a otra ocasión para unirse al grupo. El día era frío y al poco de empezar el camino, comenzó a nevar, en el coche hubo momentos de silencio y de duda, ¿nos  volvemos?, decidimos seguir un poco mas, mientras la carretera lo permita. El sitio que nos habían recomendado para desayunar está cerrado, así que, seguimos hasta el siguiente pueblo, a ver si despeja y mientras desayunamos, decidimos.
 Al llegar a Navahermosa paramos en una churrería presidida por un póster de !Jesús Vazquez, desnudo!, eso sí, el churro, no se le veía. Después del desayuno decidimos seguir a ver que nos encontramos.
 El día va aclarando y se va viendo un poco mas de nieve, pero no demasiada. Avanzamos lento, pero seguro, y convencidos de poder hacer la ruta en perfectas condiciones, la nevada se convierte en una fina lluvia, antes de llegar a los Navalmorales torcemos a la izquierda, dirección Los Navalucillos,  al parar  a comprar pan, una señora muy amable, me recomienda que tenga cuidado por "ahí" que está el día "mu" malo ( la mujer se pensaba que iba yo solo). Al poco por fin llegamos al desvío a "Las Becerras",  y de aquí a la cadena y la caseta de información del parque. Cargamos las mochilas y nos dirigimos a la caseta para dejar nuestros datos y ¡oh sorpresa! ¡Pero sí no esperábamos a nadie! , nos comentan... Nos explican el recorrido y nos recomiendan precaución al pasar por la zona de las cornisas.



 Son las 09:00h,y por fin iniciamos la ruta, ¡ qué ya va siendo hora!



El camino comienza suave y llano, tras una curva a la derecha y después de una ligera bajada pasamos por encima del arroyo de la Arañosa, hace poco tiempo que dejó de llover y las nubes empiezan a despejarse.



 Iniciamos una pequeña subida, con el arroyo a nuestra izquierda, al final de la subida el camino tuerce a la derecha y ahora llevamos el arroyo del Chorro a la izquierda, que nos acompañará durante prácticamente todo el camino.

El camino está muy bién señalizado, no tiene perdida.



 A la media hora de camino, ahora, pasamos por encima del arroyo del Chorro, que baja con bastante agua. Ya no llueve, y la caminata y un poco de sol, nos animan a quitarnos los chubasqueros. Como a unos veinte minutos, una señal nos indica que debemos subir unos escalones para continuar nuestro camino.




 El camino se convierte en sendero y se adentra entre jaras, encinas, robles y algo de nieve, muy poco aún. Cuando llevamos mas o menos una hora andada, una señal nos indica el desvío al chorro...




 Y como somos "mu bien mandaos" lo cogemos y a los dos minutos, empezamos a oír el ruido del agua que se hace mas fuerte y tras atravesar con algo de cuidado un puente de madera, que está un poco helado, ante nosotros aparece "El Chorro" . Una caída de 18 m. de agua que descarga con estruendosa paz. Hemos tardado 1h 07m. hasta aquí. 4km. de distancia desde la caseta de información.





video


 Sólo por esto ya ha merecido la pena el madrugón. Tras unas fotos y unos vídeos para la posteridad y para dar un poco de envidia a los que se han quedado en la cama, retrocedemos al sendero principal para seguir nuestro camino con las pilas cargadas.
 El camino empieza a subir con un desnivel apreciable en poca distancia, poco a poco, vamos ganando altura. Una vez cubierto el desnivel, atravesamos un par de pedrizas, la segunda mas imponente que la primera.



 Enseguida llegamos a la parte mas delicada del recorrido, "Las cornisas", no solo por lo angosto del camino si no, como ya nos habían advertido en la caseta, por las condiciones meteorológicas. Ha caído agua y nieve toda la noche y las paredes chorrean agua. Aunque el sol nos acompaña, se ven algunos chupones de hielo en las paredes y en algunos arboles.




Pasamos por las cornisas , con precaución y ayudados por una cadena instalada en la pared.
Desde esta zona se disfruta de una bonita vista zenital del arroyo.















 Un poco mas adelante, otra indicación nos anuncia "La chorrera chica", pero decidimos dejarlo para la vuelta. El sendero continua su ascensión y tras cruzar un par de veces el arroyo, esta vez sin puentes que nos ayuden, si no, piedras, en algunos casos inestables, cruzamos al lado derecho del arroyo para adentrarnos en un robledal, que en primavera y verano será un bonito espectáculo, pero que ahora solo nos muestra arboles desnudos y el suelo cubierto de una ligera capa de nieve, lo que en algunos momentos dificulta el poder seguir la senda, si no fuera por los pequeños hitos de piedra que marcan el camino.

 Llevamos ya algo mas de 8 km. y dos horas y veinte de camino cuando alcanzamos el "Collado del chorro."

Collado del Chorro 1324m de altitud.


 Aprovechamos para beber algo de agua y tomar algo de aliento, mientras disfrutamos de las vistas, al frente, detrás de la valla, se extiende Cabañeros, a la izquierda el pico Rocigalgo, nuestro objetivo. Desde aquí se aprecia el desnivel que tendremos que afrontar.




 Seran 117 metros de desnivel en 1 km de distancia, con el suelo helado y con un viento de costado que hiela a los demonios. Menos mal que somos de Toledo y se tendrán que notar tantos años subiendo cuestas.


 Al salvar el desnivel llegamos a un gran hito de piedras que algunos confunden con la cima, pero no lo es, aún tendremos que andar un poco mas para encontrar el indice geodésico que marca el pico Rocigalgo, techo de la provincia de Toledo y del Parque Nacional de Cabañeros. Tras 3 horas y 5 minutos, alcanzamos nuestro objetivo.


¡Cima! ¡Objetivo cumplido! Pico Rocigalgo 1451m.

 Una vez hechas las fotos de rigor y después de un poco de descanso, emprendemos el camino de vuelta volviendo sobre nuestros pasos. La idea inicial era comer "in itinere" pero el frío que hace y teniendo en cuenta que vamos adelantados sobre el horario previsto, nos hace sopesar la idea de comer en el bar-restaurante de "Las Becerras" o en su defecto en la zona recreativa.
 Al llegar al cartel indicador del chorro chico, que antes ignoramos, nos desviamos del sendero principal para echar un vistazo y aprovechar para comer algo y dar un trago de agua. Este desvío supone 5 min. de ida y 5 de vuelta.


Desde aquí hasta el coche, son casi 6 km, que como son de descenso, realizamos en 1h 16m. En la caseta rellenamos una encuesta de satisfacción. Y después de los estiramientos de rigor, nos vamos al restaurante ¡a ver que pasa!
 Llegamos al restaurante sin muchas esperanzas, pues no habíamos reservado. Pero a pesar de estar casi lleno, enseguida nos preparan una mesa y pedimos el cocido que da fama al lugar. Así reponemos fuerzas y recuperamos lo poco que hayamos podido perder durante el día.

El cocido estuvo bién, bastante aceptable, 11€ por cabeza, bebidas y cafés a parte. Me toca conducir de vuelta, esperemos que el calorcito del sol y la tripa llena no nos den mucho sueño. En hora y media estamos en casa.
Gran día, gran ruta y mejor compañía...

¡Hasta la próxima!




Itinerario de la ruta.




No hay comentarios:

Publicar un comentario